Tuesday, July 27, 2010

Sobre el Festival Nuevas Bandas 2010


Hay quienes dicen que la época más feliz de su vida es la niñez, y no es muy difícil comprender por qué. Es una edad sin preocupaciones ni obligaciones, y lo más importante, lo único importante, en la vida es uno mismo. Se es inocente, ingenuo, feliz. Algunos podrían interpretar que la niñez es la expresión verdadera de la libertad. Yo no estoy de acuerdo. Se trata de una felicidad/libertad que se fundamenta en el "no saber". Por ejemplo, un niño comerá dulces hasta enfermarse porque desconoce las consecuencias del exceso o porque no las entiende por completo. En realidad es una situación en la que no se sabe los suficiente de nada como para diferenciar lo bueno de lo malo.


Pocas veces he sido más feliz que en presencia de la verdad. Es el conocimiento y el uso del mismo lo que encuentro más satisfactorio. Lograr algo, crear algo a partir del saber propio. Aprender. Ese es el tamaño real del mundo, lo que conocemos de él; no sólo cosas y fechas o lugares sino todo lo que contiene el mundo animales, personas, canciones, emociones, todas las cosas tangibles e intangibles que somos capaces de nombrar y entender. Por eso digo que la edad más feliz de mi vida no es la infantil, al contrario, esa "edad más feliz" siempre está latente delante de nosotros porque delante de nosotros está mucho más por conocer y por vivir; pero hablando de lo vivido y de lo experimentado, si debo nombrar una época que se destaque por lo gratificante en estos términos, sin lugar a la duda más pequeña debo decir que es el tiempo que he trabajado con Billy se fue.

Mi relación con Billy nace cuando mi hermano entra en la banda como segundo guitarrista. Al principio no tuve mucho contacto con ellos y mucho menos en las presentaciones o ensayos ni nada que tuviera que ver con la banda. El acercamiento sucedió poco a poco, descubriendo que teníamos más cosas en común de las que alguien quisiera tener en común con otra persona. Hoy en día en vez de uno tengo cuatro hermanos en Billy se fue. Es mi banda tanto como es de ellos aunque no toque ningún instrumento musical; lo que nos hace uno no es el sonido que sale de ellos sino el compartir un sueño. Sueño que no nace de la ambición ni del dudoso estatus de rockstar sino de la necesidad de expresión de las mismas cosas, del mismo mundo.

Acompañarlos a los ensayos es en realidad ensayar juntos de alguna manera, así como también compartir tarima. Hemos tenido la fortuna de tocar en varias ciudades, y hace años muchas de esas tarimas pertenecieron a la Fundación Nuevas Bandas, participando en el festival, primero como concursantes y luego como invitados en al menos cuatro ocasiones, por cierto, una de ellas para cubrir de emergencia una banda extranjera que falló a la convocatoria. Además, no sólo en la tarima principal se ha presentado BSF sino también en cierre de varios circuitos regionales, luego como invitados a los Premios Pop & Rock, también auspiciados por la fundación. Así mismo, visitamos México representando a Venezuela en el Festival Rock en Ñ, gracias a la FNB. La primera placa discográfica de Billy se fue es editado por la disquera de la FNB. Estas son sólo algunas de las cosas que hicimos junto a ellos, suficientes como para decir que parte de la historia de Billy está íntimamente ligada a la Fundación Nuevas Bandas y parte de la historia de la Fundación Nuevas Bandas está ligada a Billy se fue. Por esto nos causa tristeza el desplante mediante la negación de esta relación estrecha de años en el video histórico transmitido el pasado 25 de julio. Entendemos que la omisión responde a la mezquindad, fruto del ego maltratado del productor del documental. De una rencilla demasiado tonta y demasiado añeja que sólo habla mal de él, de su estatura moral y poco profesionalismo. No obstante, esa persona habló en nombre de toda la Fundación. Se permitió que una agenda personal opacara la verdad. Cosa demasiado frecuente en nuestra realidad nacional, cosa que no debería pasar en las artes que deberían estar por encima de esa vergüenza.

De cualquier manera, a pesar esta negación orwelliana de los hechos al mejor estilo Gran Hermano, la relación existió. Tocamos en esas tarimas y lo hicimos lo mejor que pudimos, no por la gloria, ni por ego, sino por nosotros mismos. Por siempre, para bien o para mal, será parte de nuestra historia y eso nadie lo puede cambiar.


Yo soy Billy


"Lo único necesario para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada" - Edmund Burke


EAC



2 comments:

Lucinda los Lunes said...

Al final no entendi que fue lo que paso. Que omitieron?

no soy josé said...

Hicieron un documental con la historia del nuevas bandas y omitieron a Billy del video